¿Por qué estamos tan cansados?

Es la nuestra, una sociedad del no parar. Nos habitan obligaciones, créditos, amenazas, miedos. Nos movemos por ellos y a través de ellos, buscando, sin encontrarlos, momentos de sosiego, seguridad y templanza. Es nuestro Yo, esa veleta que izamos para capear nuestro día a día, un islote movedizo necesitado de eslóganes para surfear y, siendo tan precarios, requerimos multitud de estímulos, novedades, propósitos y un largo etc.

¿Necesitas ayuda individualizada con esta pregunta?

Te podemos acompañar a descubrir las causas y a ...
Deseo acompañamiento