Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

Este artículo puede resumirse con dos ideas que lo sustentan. Quiere recuperar una tradición desplazada, no olvidada. Vuelve a reivindicar la tradición de la filosofía como cura del alma, un diálogo íntimo entre el caminante y su propio camino a través de un pensar entendido en sentido amplio. Seguidamente, busca argamasar un hacer filosófico concreto que, agitando el conjunto de ideas con las que articulamos nuestra visión de mundo, pone el acento en la actitud, la actitud filosófica, con la finalidad de hacer emerger determinado tipo de experiencia. La filosofía, desde este prisma, es una actividad más que un resultado, un pensar en sentido amplio más que un conjunto de ideas o conocimientos. La actitud hace referencia al estar filosófico. Aquel modo de ubicarnos que nos permite invocar la experiencia filosófica. Por ello, de algún modo, es el inicio y el fin de la propia actividad filosófica. Es el principio, puesto que es aquella disposición de ánimo que nos abre al filosofar y que suspende nuestra cotidianidad y, paradójicamente, es aquello sobre lo que encaminamos la actividad. Siendo el inicio y el fin, también es el modo o la forma de transitar por la actividad filosófica por cuanto ésta demanda cierta disponibilidad de ánimo o, como veremos, ciertos modificaciones en nuestro estar cotidiano. La actitud filosófica cuando la enfocamos a la tarea del autoconocimiento, como manifestación del filosofar, demanda un ejercicio de confesión o toma de conciencia con lo propio que, a su vez, permite un acceso a un estar diferente con el que poder ver el mundo desde otro prisma. La actitud es el hábito del filósofo en la medida que busca una visión nítida sobre lo propio. Un mirar que poniendo la atención hacia dentro toma conciencia del conjunto de velos que entorpecen un estar que no queda orquestado por una identidad o un conjunto organizado de ideas, sino que va atendiendo a un devenir más propio. Por ello, el ejercicio de autoconocimiento es previo al conocimiento de mundo. Antes que acercarnos a conocer la alteridad es preciso ajustar y deshollinar las lentes con las que lo miramos.

La actitud filosófica

Nacho Bañeras 

Blog:

¿Por qué terapia?

Inspiraciones:

Albert Rams

También te puede interesar...

Artículos:

El asesoramiento filosófico