Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

Hacer libros ahora no es una tarea fácil. En el caso que tengas la desgracia de dedicarte a publicar ensayos, siempre ha estado difícil. Hoy, además, ha habido un cambio en los hábitos de lectura: rápida, móvil, mucha tableta y poco libro; mucho artículo en los diarios digitales y poca obra de referencia. Vamos cada vez más rápido y el libro demanda calma y concentración.

 

Parece que se haya perdido el interés por el libro, como si fuera un instrumento obsoleto que acumula polvo en las cajas de los desvanes. A pesar de ello, persiste. Tozudo, sigue ofreciendo una manera diferente de leer, de conocer y también de trasmitir ideas. Podría parecer que un puñado de papeles entrelazados no tiene nada que hacer frente a la velocidad digital, pero ofrece algo tan importante como la presencia. Es la materialización de una idea o ideas. Son cápsulas de saber, de emociones o de información que no necesitan electricidad ni aparatos para ser leídos. Un libro puede llegar a cualquier rincón perdido de Siberia, sin Internet, ADSL ni 3G.

 

Pero los libros no solamente son los dispositivos con más “cobertura”, también tienen algo más. Materializan, es decir, hacen “un poco más real” pensamientos y emociones que moran en el mundo de las ideas. Son un camino, un sendero secreto, que une el mundo material con el mundo inmaterial. Por tanto, como si fuesen objetos mágicos, pueden tener un gran poder subversivo, la capacidad de voltear la realidad como un calcetín.

 

Más virtudes: los libros se pueden dejar o dar físicamente. Son ideas cosificadas que van de bolsillo en bolsillo. Al dar un libro añadimos algo de nosotros: mucho más que cuando hacemos un retweet. Añadimos aspiraciones (“¿le gustará?”), emociones y, también, convicciones. Los libros dan voz a las emociones invisibles, a las personas invisibles. El manifiesto comunista, Las desventuras del joven Werther o, recientemente, el libro Indignaos, uno de los inspiradores del 15-M, son ejemplos de volúmenes que han pasado del papel a la realidad más candente.

 

Los cuerpos, la presencia, los objetos, los libros son la llave para seguir vivos. La última obra de Clara Valverde, De la necropolítica neoliberal a la empatía radical, nos deja claro que quien nos gobierna tiene muy en cuenta nuestro yo material. Mientras, nosotros seguimos en el Mátrix de los bits y los bytes. Por nuestra parte, continuaremos haciendo libros tozudamente, para conectar materialmente el mundo inmaterial, para crear pozos y minas de palabras en acción.

 

 

.

 

Copyright?

Editar libros

Joan Carbonell 

Artículos:

La importancia del álbum ilustrado

Inspiraciones:

Joan Carbonell

También te puede interesar...

 

Blog:

Epílogo