Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

La falta de cuidado, estigma de nuestro tiempo

27/09/2014

Es por todos conocido, lo vivimos a diario. Somos estirados por la polaridad consumo-producción. Nos tiramos encima del tiempo o es él quien nos devora con el aburrimiento o la desidia. Taponamos nuestro llanto, hacemos malabarismos para evitar una mala mirada o abandonamos al otro cuando nos sentimos heridos. Avanzamos a diario y lo hacemos en soledad. En esa soledad tan precaria de no saber cómo hacerlo, de no saber cómo vivir más allá de lo automático, de lo reglado, sin hablar entre nosotros, sin mostrar nuestro disgusto, dolor o gusto. Enemigos unos de otros.

 

Han dicho, de nosotros, que somos seres racionales, seres necesitados de herramientas (antes el fuego, ahora la tecnología) para sobrevivir, etc.

No obstante, siendo un poco suspicaces, podemos intuir que nos definimos según las modas o los contextos. Para la religiones monoteístas somos la creación más bella de Dios, para los darwinistas la más perfecta y para los mercados somos seres necesitados.

 

Nacemos sin habla, sin plumas, pelaje o dientes. Nacemos sin poder andar, ni tan siquiera gatear. Nacemos con poca visión, pequeños y en un medio que acostumbra a ser hostil (qué decir de los hospitales). Completamente vulnerables.

 

Y es aquí donde ponemos nosotros el énfasis de lo que somos: vulnerables. Somos vulnerables al nacer y no por la ropa, los dientes, el móvil, el muro del jardín, el seguro de vida, la cotización a la precaria Seguridad Social o los avances en lo que se quiera, dejamos de serlo. Cuántos más muros, parapetos, tecnologías, etc. más se muestra nuestra vulnerabilidad. Continuamos llorando, muriendo, enfermando. Continuamos en soledad, en abandono, en incertidumbre, lanzados por la silenciosa existencia que nos empuja, casualidad tras casualidad.

 

Somos vulnerables y, como tales, seres para el cuidado, para la cura.

 

¿Qué quiere decir cuidado?

 

Cuidar es más que un acto, es una actitud. Por lo tanto, abarca más que un acto de atención, de celo y de desvelo. Representa una actitud de ocupación, de preocupación, de responsabilización y de compromiso afectivo con el otro[1].

 

 

Y con nosotros mismos.

 

 

 

 

[1] BOFF, El cuidado esencial. Ed. Trotta, Madrid, 2002.

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos