¿Por qué terapia?

10/01/2015

 

 

Se me hace necesario explicar los motivos por los que, creo, es imprescindible abrir un proceso terapéutico puesto que, a menudo, se inicia, sólo, para resolver los problemas que aparecen de manera intensa en un momento de nuestra vida y porque, por otro lado, hacer terapia se considera, aún hoy, una ayuda incómoda, a veces vergonzosa, que debe ser silenciada y que nos etiqueta como inválidos emocionales.

 

 

 

Es evidente que un proceso terapéutico es más que recomendable cuando aparecen ese cúmulo de acontecimientos sin los que, a través de una ayuda externa, nos vemos imposibilitados para resolverlos. No hay nada malo en pedir ayuda, en sentirse acompañado, en poderse desfogar, en tener un momento para hablar con libertad y desahogo, en ver las cosas a través de otro prisma, etc. Es, sin duda, un buen momento para recapacitar y aprovechar el oleaje para tomar conciencia de aquellas decisiones y formas de ser que nos acorralan y nos empujan a callejones sin salida o a problemas reincidentes. Una oportunidad para conocernos de manera más profunda y ver que no sólo tenemos problemas a causa de los demás o por unas circunstancias difíciles, sino que nuestro forma de ser, muchas veces, las facilita (no poniendo límites a tiempo, siendo un mendigo de amores, por el miedo a decir, por la vergüenza de ocupar nuestro espacio o mostrar nuestra fuerza, por el pánico a descontrolarnos, por mostrarnos vulnerables, por el qué dirán…). Un bueno momento para recordar(nos) que sólo tenemos esta vida y que pasa (tan callando), que son muchas las ilusiones primerizas y que se desvanecen por la mecánica de una vida que se vive en ausente[1] (gracias Rimbaud por poderte dar la vuelta, somos nosotros quienes convertimos la vida en ausente).

 

 

 

No obstante, un proceso terapéutico no tiene porque abrirse sólo cuando no podemos más, la terapia puede tener y tiene una aplicación mucho más amplia. ¿Quién no tiene curiosidad por responder(se) sobre las preguntas del por qué está aquí, si hay un para qué, quién es, cómo se relaciona, por qué siempre responde de una manera similar, por qué nunca se atreve a, por qué siempre el mismo patrón de relación, por qué las mismas riñas con los padres o lo hijos o la pareja…? Vocalizar estas preguntas es abrirse a otra manera de vivir. Una forma de estar que nos permite ampliar, ensanchar los límites a través de los cuales hemos ido creciendo y comprendiendo el mundo que nos rodea, perdiendo de vista que nuestra forma de vivir y ver el mundo, de comprenderlo, sentirlo, identificarnos, defendernos, trabajar y un largo etcétera, es sólo una posible variación.

 

 

 

Un proceso terapéutico es, finalmente, un camino de auto-descubrimiento. La punta de un hilo que, al ser estirado, nos inicia en el sendero del verdadero significado del estar vivo y de la vida misma.

 

 

 

Nadie nos enseñó a vivir. A vivir se aprende viviendo, como el hablar o el ir en bici, y ello supone tomarse un tiempo de ese vivir, para observarse. Tener a alguien que, cual espejo, nos devuelve y nos facilita un reflejo de nosotros, es una oportunidad para encaminarnos por esta vida que es única, de una manera más profunda, más intensa y, también, más real.

 

 

 

Queda la pregunta de qué tipo de terapia iniciar y, también creo, que la pregunta no es más bien qué sino cómo y con quién. Recientemente he descubierto dos artículos que dan respuesta a esta pregunta. Aquí os los dejo:

 

 

 

El primer link sobre el cómo (pinchar aquí)

 

 

 

El segundo, sobre el quién (pinchar aquí)

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos
Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63