5 consejos para después de las vacaciones o volver a la “normalidad”

30/08/2015

 

Las vacaciones suelen ser el contrapunto al resto del año. Sol, relaciones, tiempo libre, descanso y un agradable etc.

Acostumbramos a decir que regresamos de las vacaciones para volver a la normalidad, como si, entre las vacaciones y la normalidad, hubiera un espacio que separa dos mundos y vidas diferentes. Además, volver a la rutina, a la vida o a la normalidad, suele ser un tiempo para el desánimo, y es que, plantear la vida de esta manera, conlleva acercarse a este abismo de forma irremediable. Dicho de otro modo, plantear la vida a través de la dualidad trabajo-fiesta, supone dividirla entre la obligación y el placer o entre una vida aburrida y otra verdaderamente propia.

Cuanto más nos identificamos con esta dualidad, más angustiante es vivir en cada uno de sus polos, el uno porque queremos que se acabe, el otro porque sufrimos por que acabe.

Dividir la vida en estas dos dimensiones es dividirnos a nosotros mismos, partirnos entre lo deseable y lo aborrecible, y los tránsitos de una a otra suelen ser momentos para el abatimiento.

Proponemos cinco ideas para hacer de este tránsito algo menos angustiante y, principalmente, para llevarnos de una posición de víctimas a la de actores, de la queja a coger las riendas de nuestra responsabilidad. Estas propuestas quieren incidir en evitar la separación de nuestras vidas y de nosotros mismos:

 

  • No olvidarnos de nosotros a través de las rutinas. Mantener espacios y tiempos para el placer o el contacto con nosotros a través de momentos para el silencio, para el descanso, para la relación, para el contacto con el cuerpo…

  • En la medida de lo posible, hacer el tránsito de manera progresiva, dando valor a lo vivido y, también, a lo que está por venir.

  • Tomar conciencia de que la división entre vida laboral y vida ociosa es falsa. Ambas son nuestra vida. Dividirlas es posponer nuestra dicha. No te postergues en el mañana, ni te regocijes en el pasado. En ambos polos hay metas: o bien el querer ser feliz (a través del ocio), o bien el querer ser alguien (a través del trabajo). ¿Vale la pena el esfuerzo? ¿Es la meta real o verdadera?

  • Una vida en pos de algo es una vida insatisfecha. Atiende a tu presente, a tu cuerpo, a aquellos que te rodean, y mira atentamente al mundo.

  • Como todo tránsito, es siempre un buen momento para la valoración, para la reflexión sobre nuestra propia vida. Los malos momentos siempre son una buena oportunidad para recobrar nuestra parte olvidada y dejar de ser víctimas para cambiar nuestro entorno y cambiarnos a nosotros mismos. Poder valorar qué queremos y qué no de ambos tipos de vida, en definitiva, de nuestra vida.

 

 

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos
Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63