Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

8 Problemas y 8 Soluciones. Problemas de un niño en una ciudad. Cambiar la ciudad para cambiarnos (parte II)

29/09/2015

 

Ahí van algunas de las consideraciones, condensadas, de Tonucci:

 

8 PROBLEMAS

 

 1. Las ciudades están hechas para los hombres, en masculino. No cualquiera, sino el  trabajador, el que necesita movilidad, efectividad, comunicaciones, etc.

 

2. Derivada de la primera, se considera ciudadano a aquel miembro apto para la circulación independiente en la ciudad. De otra categoría: tercera edad, infancia, minusvalías, etc.

 

3. La ciudad la domina el automóvil. Tan presente, tan constante.

 

4. La ciudad se convierte en un espacio para la compra-venta, especialmente, los centros históricos que dejan de ser una lugar para el recuerdo o el juego.

 

5. Hay una separación y especialización de los espacios. Hay lugares para las oficinas, otros para el juego, otros para el deporte…

 

Un ejemplo son esas pequeñas burbujas llamadas parques infantiles. Son, a primera vista, remansos donde jugar. No obstante, Tonucci, con razón, carga contra ellas y no podríamos estar más de acuerdo.

Primeramente, son parcelas que demuestran el escaso espacio que dedica la ciudad a los niñ@s. Por otra parte, son parcelas segmentadas de la ciudad (claro, por la inseguridad de los coches, el movimiento, etc.). Parcelas valladas donde la seguridad prima por encima de cualquier otro valor. Los padres rodean ese parque o se entremezclan con los niñ@s imposibilitándoles el juego autónomo, libre… donde todo se condiciona para la comodidad de los padres.

 

6. La privatización de la vidas a través de la atomización de los espacios privados, como espacios seguros y confortables.

 

7. La aceleración de nuestras vidas.

 

8. La configuración de espacios, rutinas, costumbres, etc. a través de la comodidad de los padres, sin tener en cuenta las necesidades de los pequeños.

 

 

 

 

8 SOLUCIONES

 

Tocar un tema que atañe a los niños es, por fuerza, un tema movilizador cuyas derivadas alcanzan una vida adulta y la voltean. No podría ser de otra manera. Todo señalar la infancia implica una revolución.

 

Aquí van algunas de las propuestas de Tonucci. Las dos últimas son las que más nos entusiasman:

 

 

1. Muy general: ponerse en la piel de la infancia. Es a través de ella cómo se debe configurar el urbanismo en las ciudades. Adaptar la ciudad a la vida de la infancia es adaptar la ciudad a cualquier colectivo.

 

2. Privilegiar los recorridos peatonales.

 

3. Favorecer el transporte público adaptado al uso de la infancia.

 

4. Repoblar el centro histórico.

 

5. Renunciar a los parques de los niños y cambiar la estrategia para dejar espacio. Dejar espacios significa . No espacios que se dedican, sino espacios que .

 

6. Invitar a los niños a participar en los consejos municipales.

 

7. Imprescindible cambiar la educación. Estamos hartos de oír que la escuela prepara para el futuro y para que el infante pueda ganarse la vida. Escuetamente, la vida ya la tienen y no hay que ganársela. Es preciso voltear el sentido que le damos a la escuela si a lo que se dirige es a preparar trabajador@s. La vida no puede ser simplificada a eso y, menos aún, a hacerlo con la terminología del merecer o no, del ganarse la vida, etc. Por otra parte, ¿podría la escuela preparar para el presente? La pregunta, abierta, esconde toda una cosmovisión que por espacio simplemente reivindicamos: que la escuela enseñe a vivir.

 

8. Voto a los niños desde los 0 años. Esta propuesta nos encanta. Qué supone:

 

  • Los partidos políticos tendrán en cuenta este nuevo elector.

  • Se considera al niño un ciudadano más, con derechos y obligaciones, partícipe y miembro de nuestra convivencia diaria.

  • Se les educa en la democracia.

  • Qué decir a los detractores:

    • Claro que los padres influenciarán en el voto… también lo hacen, de manera tajante y sin preguntar, bautizando o no haciéndolo, escogiendo el tipo de colegio, trasmitiendo valores…

    • Claro que los partidos políticos apelarán a su voto desde la publicidad sugestiva, ya nos lo hacen ahora a los adultos y, por supuesto, lo hacen las marcas todo el año. Qué gran oportunidad para la madurez.

    • El electorado aumenta, con lo que aumenta la complejidad y riqueza de nuestra democracia.

    • Los padres podrán votar, utilizando el voto del niño, teniendo en cuenta los interés de éstos.

 

 

Si bien éstas son algunas de las propuestas más pragmáticas del autor, queremos recuperar la radicalidad de la lectura que nos corresponde como filósofos y hacer emerger a la superficie la pregunta, vertiginosa, que condensamos con ¿Te acuerdas de tu niñez?

 

Esta pregunta no es otra cosa que señalar un olvido, por otra senda, de otra manera, de nosotros mismos. Re-encontrarnos a través de lo que la pregunta quiere engarzar es responder al reto de nuestras ciudades desde una radicalidad mayor que la de demandar más transporte público o más espacios verdes.

 

¿Te acuerdas de tu niñez? Es la pregunta abierta que dejamos para la última entrada dedicada a Tonucci.

 

 

 

 

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos