Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

La potencia del silencio

18/11/2017

 

 

 

El que contempla ha encontrado lo que busca el que piensa. Plotino.

 

A estas alturas del camino recorrido en compañía del silencio, si volteamos la mirada hacia nosotros, para entender y conocer quiénes somos, podemos empezar a desfilar algo de nuestra propia madeja, es decir, podemos ser capaces de reconocer ciertos aspectos de nuestra cotidianidad y forma de ser.

 

  • Dedicar un tiempo al silencio es algo costoso, difícil, siempre postergable. Parar, dedicar(nos) un tiempo a respirar, al cuerpo (a nosotros mismos), desde una calidad temporal y con una actitud presente, no es fácil. No lo es por el entorno, que prioriza otras dinámicas caracterizadas por el furor del no parar que todos conocemos y en el que, muy a menudo, nos dejamos llevar. No lo es, tampoco, por nuestra propia tendencia a priorizar otras actividades. Este es un primer doble hilo del que estirar. Es un hilo que:

 

  • Nos habla de nuestro contexto. ¿Es esta la vida que queremos? ¿Qué alternativas tenemos?¿Podemos generar un plural, puesto que todos tenemos esta experiencia, desde el que oponernos?

 

  • Nos habla de nosotros mismos. ¿Cómo nos convencemos de hacer otras cosas (desde la exigencia, la culpa, la ansiedad, el desasosiego, la melancolía, etc.)? ¿Qué cosas o dinámicas son las que yo priorizo (el trabajo, el deseo del otro, el juicio del otro, etc.)? ¿Con qué fin priorizo? ¿Qué busco alcanzar mediante el encadenar dinámicas a las que, si pongo un poco de atención, no me gustan o me sientan mal?

 

  • El silencio ha sido utilizado y sigue siendo utilizado como un alterador de la conciencia. Cuando nos sabemos más cercanos a nosotros es cuando todo se acalla y es en este momento cuando el ruido de la mente se hace presente. Es aquí cuando llega el momento, la ocasión (kairós), de entablar un encuentro real, verdadero, profundo y, a veces, conflictivo con nosotros. La katarsis (purificación) que facilita el propio silencio es tanto el elemento alterador (lo que permite la denuncia de la constante verborrea), como aquello que mece el propio parloteo interno (que ralentiza y depura el acto de pensar).

 

  • En el silencio, cuando podemos contactar con un ámbito siempre presente pero olvidado de nosotros mismos, hay ocasiones en las que adviene la experiencia contemplativa o filosófica. En el ensamblaje que se produce cuando reposamos la mente en el cuerpo, cuando mecemos la mente en la respiración, aparece la experiencia de lo que, popularmente, nombramos como encajar. Es decir, cuando no necesitamos perseguir nada, cuando la búsqueda se detiene y nos hallamos (nos encontramos con nosotros). Es, como dirán muchos filósofos, un claro en el bosque, un espacio donde entra la luz y desde el que podemos contemplar lo que nos rodea y a nosotros mismos. Es un remanso de paz y lo es, justamente, porque hemos dejado de buscar, porque hemos encontrado el camino de vuelta a casa, a nosotros mismos. La contemplación no busca su objeto sino que descansa en él.

     

     

     

     

     

     

     

     

     

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos