Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

Parménides y la presencia de la Actitud.

17/01/2018

 

Parménides y su precioso poema conforman un pequeño sendero, profundo y radical, para guiarnos y adentrarnos en aquello que habita bajo el trasfondo de lo aparente.

 

Las yeguas que me llevan me condujeron hasta la meta de mi corazón, pues en su carrera me transportaron hasta el camino de la deidad que, solo, lleva a través de todo al hombre iniciado en el saber.

 

Ir a la meta del propio corazón (no del pensamiento) es hacia donde las yeguas conducen al pensador. Al propio corazón.

 

¿Por qué al corazón?

 

Ésta es una pregunta capital. Desvelarla implica adentrarnos en el mundo de la experiencia y ello sólo lo podemos hacer en el propio curso. Sin embargo, sí podemos señalar que esta invitación a descabalgar de nuestro raciocinio es una apuesta clara, concisa y directa para contactar con la actitud filosófica. Es, también, recobrar la potencia del verdadero significado de la palabra filosofía y, principalmente, su sentido y radicalidad: filosofar no es aprender a pensar, sino que el verdadero pensar es aprender a amar.

 

¿Qué demanda tener el corazón por bandera y como meta?

 

Allí están las puertas de los caminos de la Noche y del Día, sujetas entre un dintel y un umbral de piedra, altas hasta el éter, cerradas con ingentes hojas, de las que la Justicia fecunda en penas guarda las llaves maestras.

 

A quién no haya hecho un profundo trabajo de autoconocimiento, quién todavía diferencie entre la Noche y el Día, Diké (la Justicia) no dejará pasar. Efectivamente, no se puede vislumbrar aquello que señala el poema si todavía se piensa y racionaliza a través de un ego que coordina y ordena.

 

Filosofar, como amar, consiste en un trabajo de vaciamiento interno que nos permite abrirnos a una escucha radical. Para ello, debemos encarnar una ascética honesta y valiente respecto a nosotros mismos. No es fácil. Es, de hecho, titánico el esfuerzo.

 

No es fácil, tampoco imposible. Sigamos a Parménides…

 

 

 

 

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos