Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

La impertérrita actitud: el amor a la virtud.

20/02/2018

 

 

 

Sócrates es el filósofo que con más ahínco ha señalado la inutilidad de la sabiduría.

 

En efecto, la sabiduría es digna de poco o nada. (Platón, Apología, 23a)

 

Parece contradictorio que Sócrates, al que tenemos por un sabio, critique, justamente, la sabiduría.

 

Es importante precisar que no critica el conocimiento en sí, sino cierta actitud que, atrincherándose en el saber (y convirtiéndolo por tanto en un pseudosaber), genera la hybris, es decir, el orgullo por el saber que tenemos, la vanidad que nos ciega, la competencia que nos espolea a querer ponernos por encima y un largo etc. Parece que el saber nos dignifica y, en muchos casos, nos coloca por encima.

 

Aquello sobre lo que enfoca la crítica es, primeramente, la utilización del conocimiento por y para nuestro ego. Recordemos que el ego o la instancia del yo es aquella creencia no cuestionada por la que creemos ser alguien o algo. 

 

Ante este punto de partida en el que nos encontramos todos y en el que el conocer es, ciertamente, un ignorar, el filósofo ateniense propone un sendero a recorrer: el cuidado de uno mismo. Particularmente, una práctica de purificación por la cual el hombre se desprende de las falsas opiniones. Este desprenderse o vaciamiento interno es aquello que permite el acercamiento hacia un saber que no sabe nada.

 

Filosofar es tanto conocer como cuidar.

 

“El examen de sí mismo y de los otros produce un genuino cambio en el modo de ser porque se trata de una acción continua e íntegra, y no de un acto aislado y eventual de reflexión. Esto hace que la tarea de búsqueda interior sea para Sócrates la actividad primordial y constante de la vida, aquella que ocupa todo su tiempo y todo su cuidado, tornando realmente secundarias todas las demás preocupaciones que comúnmente afectan a los hombres. La autoconciencia es una conversión existencial.” (1997, 59-60) GONZÁLEZ, Juliana (1997). Ética y libertad. México, F.C.E.

 

Esta práctica, que debe ser constante, revela algo fundamental: el cuidado de uno mismo no es una dedicación narcisista al propio ego, sino una lucha constante contra dicha creencia que aparta del verdadero cuidado de uno mismo o de la propia virtud.

 

Encaminada la senda socrática podemos adentrarnos por la segunda crítica. La sabiduría no sirve para nada. Sócrates no sólo critica la utilización del saber para defender y atrincherar el ego, sino que prioriza la actitud de no-saber frente a cualquier discurso que se quiera dignificar a través de la sabiduría.

 

Esta actitud de no-saber que se concreta en determinado modo de estar se hace fehaciente en el momento del juicio que le condenará a muerte. Ante ella, la muerte, ¿qué puede saber Sócrates?


Es consciente que tiene hipótesis sobre la muerte, pero ninguna de ellas le conducen a un verdadero saber, sino que, antes bien, lo alejan de aquello que le es más propio: la actitud de no-saber.

 

Es con esta actitud de no-saber cuando puede aparecer la virtud. En el no-saber hay discernimiento, es decir, la disponibilidad para una escucha radical que demanda cada momento.

 

Este discernir, la actitud de no-saber a la que conduce la zozobra de la pregunta - aporein (que problematiza), es propiamente la virtud.

 

La virtud es compañera y familia del amor, pero cómo y de qué manera lo veremos más adelante.... Importante, por el momento, es destacar que en el amar radical y en el camino para aprender a hacerlo se requiero seguir el mismo sendero: cuestionar aquello que sabemos, vaciar nuestra identidad, desfundar el ego y abrirnos a la disponibilidad que requiere el propio amor.

 

Seguimos descubriendo, a la vez que reivindicando, que el filosofar no es otra cosa que aprender a amar (de manera radical).

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos