Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

El espíritu de veracidad en el amor

11/07/2018

 

 

“Amor a la verdad” es una expresión impropia.

 

La verdad no es objeto de amor, no es un objeto.

 

Lo que amamos es algo que existe, que pensamos, y por eso puede ser la ocasión de producir verdad o error.

 

Una verdad es siempre la verdad de algo. La verdad es el esplendor de la realidad.

 

El objeto del amor no es la verdad, sino la realidad.

 

Desear la verdad, es desear un contacto con una realidad, es amarla.

 

No deseamos la verdad nada más que para amar en la verdad. Deseamos conocer la verdad de lo que amamos.

 

En lugar de hablar de amor a la verdad, sería mejor hablar de un espíritu de veracidad en el amor.

 

El amor real y puro desea siempre y por encima de todo mantenerse entero en la verdad, sea cual sea, incondicionalmente.

 

Toda otra expectativa de amor desea sobre todo satisfacciones, y por ello es un principio de error y de mentira.

 

Es el espíritu santo. La palabra griega que traducimos por espíritu significa literalmente soplo ígneo, soplo (aliento) mezclado con fuego, y designaba en la antigüedad, la noción que la ciencia designa hoy con la palabra energía. Lo que traducimos por “espíritu de veracidad” significa la energía de la verdad, la verdad como fuerza agente.

 

El amor puro es esa fuerza activa, el amor que no quiere, a ningún precio, en ningún caso, ni la mentira ni el error.

 

 

Simone Weil, Echar raíces.

 

 

 

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos