Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63

Nutrirnos de la luna

04/05/2019

 

 

Queremos dedicar este retiro a nuestra Luna.

 

Quizás pueda sorprender que dediquemos un retiro filosófico a la Luna, un satélite que ya apenas vemos tras las prisas y los altos edificios de nuestras ciudades (y vidas) que han dado la espalda a la naturaleza.

 

¿Por qué la Luna? ¿Qué tendrá de filosófico la Luna?

 

Dedicar nuestro retiro anual a la Luna va enlazado con un par de reivindicaciones.
 

Aquí va la primera. En la Antiguedad, cuando se descubrió que la luz de la Luna no era sino el reflejo del Sol, la imagen de eternidad se trasladó a este último. En un proceso conocido como solarización, muchos de los poderes de la Luna y de sus relatos asociados se transfirieron al Sol. En Occidente, este proceso coincidió aproximadamente con el dominio de las culturas patriarcales sobre las culturas de la Diosa, lo que, de forma similar, provocó que los relatos acerca de la Diosa quedaran oscurecidos o distorsionados por la perspectiva dominante del Dios. Volver a señalar la Luna con su trasfondo simbólico es poder recuperar también un espacio para lo arquetípicamente femenino.

 

Va la segunda. La filosofía sigue relacionándose con un proceso intelectual, muchas veces alejado de la vida y, no obstante, en sus inicios y hasta la Modernidad la filosofía estaba enlazada con la vida y la Naturaleza (Spinoza sigue siendo nuestra referencia más querida). En Cura Sui reivindicamos una filosofía no centrada en el individuo, sino consciente de la interdependencia que nos constituye. Hoy, cuando la distancia que hemos establecido con la Naturaleza es tal que ponemos en riesgo la vida en el planeta, nos parece fundamental poder recuperar el sentido de ligazón con la vida y, a mayor escala, con la unidad que conformamos con el Cosmos.

 

Tercera. El satélite Lunar y la Tierra forman un tándem indisoluble. Gracias a la danza que establecen podemos observar y gozar del ascenso y descenso de las aguas oceánicas (mareas), de la aportación de energía para el crecimiento de la vegetación, las estaciones, etc. Dicho esto, no nos interesa tanto poner luz en esta increíble relación, sino en poder entender la vida como algo más allá del individuo, algo sagrado que quizás fuera bueno aprender a respetar y a cuidar (lo que los antiguos griegos conocían como el cuidado del mundo - cura mundi).

 

Cuarta. No obstante el desplazamiento que sufrió la Luna, el planeta y su significación siguió pulsando en el imaginario colectivo y así, por ejemplo, Platón denominó el ciclo recurrente de la Luna el eterno retorno y esta referencia no es un caso aislado puesto que la Luna ofrecía una imagen visible de esperanza, era la luz que brillaba en las tinieblas de la psique humana.

 

Cuando las tres fases visibles de la Luna (crecimiento, plenitud y mengua) se proyectan sobre la vida humana, dibujan el transcurso de ésta en tres etapas: nacer y crecer; ser plenamente lo que uno es; envejecer y morir. En Grecia, las tres fases visibles estaban personificadas por tres diosas: Ártemis y Core; Demeter, Hera, Atenea, Afrodita y Febe para la Luna llena y Hécate para la luna menguante.

 

En la actualidad, la Luna sigue estando presente en nuestro imaginario colectivo (estar en la Luna, la magia, las tinieblas, las brujas, la feminidad, lo emocional, etc.) y afectando de manera clara aspectos de nuestra vida: la menstruación, la fertilidad, etc.

 

Cuando sale la luna 

se pierden las campanas 

y aparecen las sendas 

impenetrables. 

Cuando sale la luna, 

el mar cubre la tierra 

y el corazón se siente 

isla en el infinito. 

Nadie come naranjas 

bajo la luna llena. 

Es preciso comer 

fruta verde y helada. 

Cuando sale la luna 

de cien rostros iguales, 

la moneda de plata 

solloza en el bolsillo.

 

Cuando la luna asoma F.  Lorca

 

Es por esta magma de significaciones arquetípicas por lo que queremos que la Luna sea un camino para el trabajo de autoconocimiento, puesto que nos invita a preguntarnos por nuestra propia cara oculta, por nuestra feminidad, los lazos emocionales, nuestro contacto con lo materno y, también, por la manera en que tenemos a diario de nutrir aquello que quizás actualmente tenemos más olvidado, es decir, nuestro fuero interno.

 

Fechas


17, 18 y 19 de mayo de 2019.
· Recepción y acomodación: viernes 17 a partir de las 17,30h. · Inicio de actividades: 18h.
· Final: domingo 19 después de la comida. 

 

 

+ info: hola@curasui.es

Please reload

Síguenos:
RSS Feed
  • Instagram Social Icon
  • Facebook Social Icon
  • LinkedIn Social Icon
Destacamos:
Please reload

Archivo
Please reload

Busca por conceptos