Libros

La Filosofía Aplicada constituye una herramienta de análisis racional y existencial que ayuda en dos frentes: la disolución de conflictos de la vida diaria y la profundización en la vida del ciudadano de a pie. Ambos caminos conducen a sujetos más críticos, más conscientes de sí mismos y con niveles más elevados de coherencia interna.

 

Esta disciplina, que comenzó su andadura en España hace más de una década, ha ido generando formaciones que han sido semillero de proyectos e iniciativas. Filosofía y espacios sociales reflexiona sobre las bases del trabajo de diversos autores que han favorecido la decantación de la profesión en nuestro país. Además, el libro supone un revulsivo y una esperanza para las generaciones futuras de orientadores, asesores filosóficos y filósofos en general.

El ejercicio que aquí referimos es un camino hacia uno mismo. Un ejercicio, a la vez, estético, ético, político y existencial, es decir, un ejercicio filosófico, una ascética. Un ejercicio que no pretende, de entrada, saber qué hacer con nuestra derrota existencial, sino aclararla. Es aquí donde se sabe transgresor.

Esta derrota se condensa en la frase vivir es aceptar que tu vida no vale nada, en la que se reduce el sentir existencial de nuestras vidas.

Con una larvada insatisfacción interna, viramos la atención hacia un afuera que, edulcorado, ofrece alternativas para vagar la mirada, y la vida entera, encauzándonos en un movimiento fabril, sin poder alcanzar una ensenada donde hacer del vivir una experiencia honda y veraz.

Sabernos perdidos, engañados o derrotados es la manera más sencilla para darnos cuenta que, efectivamente, esta vida que vivimos no vale nada.

Cargar las tintas sobre nuestro modo de sujeción (subjetividad) es abrir la senda para entablar un diálogo con nosotros mismos, zarandear nuestra inmovilidad y encaminarnos hacia el cuidado filosófico.

La filosofía siempre ha incitado a un trabajo de autoconocimiento orientado a desvelar aquello que vertebra nuestra forma de vida, a ponerlo en cuestión y a invitarnos a una actitud orientada a un estar sin saber.

A medio camino entre la prosa y la poesía, Umbrales de evasión, reúne un conjunto de textos abiertos que interpelan al lector.

 

Habitando la frágil franja de lo interpersonal, son cuestionamientos, experiencies, críticas, etc. que avistan y desnudan la cotidianidad, la identidad o los deseos.

 

En un interesante enlazamiento, el autor cuestiona, de fondo, el narcisismo mediante el cual hacemos nuestro un mundo siempre ajeno. son las fugas hacia el vacío, el silencio, la soledad, el abandono o la algazara, momentos de rupturas o colapsos que permiten fondear otros sentires. Son textos de experiencias buscando abrir otras nuevas.

Cuando nuestro presente se caracteriza por la precariedad individual, la hiper-normatividad externa, la subjetividad-producto o las sensaciones de sinsentido, cabe volver a recuperar la noción del cuidado hacia uno mismo, enlazando dicha tradición con las corrientes filosóficas actuales que, cuestionando esta subjetividad imperante (económica, angustiada, deprimida, instrumental, alienada,...) buscan hallar nuevas formas de experiencia y subjetividad, abriendo caminos para sujetos más emancipados e interdependientes.

 

Askesis filosóficas mienta aquel conjunto de prácticas que un individuo realiza para alcanzar cierta methanoia (transformación). Enmarcadas en la tradición antigua del Cura sui (el cuidado de uno mismo), son una reivindicación de la filosofía como camino práctico de reflexión, actitud, diálogo y cambio.

Índice e 

Introducción

El libro que aquí empieza puede resumirse con dos ideas que lo sustentan. Quiere recuperar una tradición desplazada, no olvidada. Vuelve a reivindicar la tradición de la filosofía como cura del alma, un diálogo íntimo entre el caminante y su propio camino a través de un pensar entendido en sentido amplio. Seguidamente, busca argamasar un  hacer filosófico concreto que, agitando el conjunto de ideas con las que articulamos nuestra visión de mundo, pone el acento en la actitud, la actitud filosófica, con la finalidad de hacer emerger determinado tipo de experiencia, la del autoconocimiento. La filosofía, desde este prisma, es una actividad, más que un resultado, un pensar en sentido amplio, más que un conjunto de ideas o conocimientos adquiridos y relacionados.

La vida nos ofrece a cada instante muestras de nuestra naturaleza filosófica. Una naturaleza embotada por la costumbre y que se construye a través de un conjunto de visiones, opiniones o juicios con los que, permanentemente, dirimimos y vivimos nuestra vida.

El acompañamiento filosófico es un recorrido realizado por dos o más personas a través del cual, y mediante la relación interpersonal, determinada actitud y un conjunto de técnicas (las ascéticas), profundizan en sus propias miradas, cosmovisiones y filosofías, desvelando la aparente naturalidad de su existencia y acercándose a un sentir prístino, abisal, con el que poder recorrer un sendero que, desde la experiencia, quiere acercarse a la verdad de la que somos portadores.

Nota de prensa

Cura sui
Escuela filosófica de la actitud
Filosofía para la vida
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

C. Vallès, 92. Sant Cugat del V.

guenos en Facebook

guenos en Twitter

Estate al día de nuestro Blog

  • Grey RSS Icon

Síguenos en Instagram

guenos en Youtube

Aviso legal.

by Lila

645.33.52.63